Texto: Mateo Salinas.

Desde nuestros comienzos hasta el día de hoy, Eidico busca aportar una solución para la primera vivienda de la clase media. Ése fue un disparador en nuestro nacimiento y un motor en nuestro crecimiento. Al principio, fue sólo el lote y, hace siete años sumamos la construcción de viviendas.

Nos mueve una fuerte convicción de que cada familia argentina debería contar con su vivienda, donde construir su HOGAR. Indispensable, básico y fundamental para, a partir de ahí lograr educación y salud; desarrollar un oficio y promover valores para un seno familiar sano.

En Eidico queremos ayudar a que todos tengan una vivienda.

En Eidico queremos ayudar a que todos tengan una vivienda.

Creemos que esta solución debe venir de la mano del desarrollo de la comunidad que la rodea. Que sea una solución integrada, comunitaria. Una solución en conjunto.

Durante nuestros casi veinticinco años de existencia, convivimos sin una política de crédito masiva, clara y accesible para apalancar esta solución. Lo que ideamos entonces fue un sistema cooperativo y al costo, que lograra reemplazar esa mecánica. Fue así como logramos construir una trayectoria que impacta y que demuestra que la necesidad es grande.

Tanto en el caso en el que proveemos el lote (y cada suscriptor construye su casa), como cuando nuestra solución es combinada (de lote más casa), el plazo de entrega es largo, y puede variar entre cinco y diez años. Demasiado tiempo para concretar y obtener un pilar tan importante y fundamental en las familias. Esta es la razón que, de alguna manera, congeló nuestro crecimiento y nos impidió llegar a más gente.

Solución combinada: vivienda + lote

Solución combinada: vivienda + lote

Hoy, sobre la base de las primeras declaraciones del gobierno en su proyecto Pobreza Cero y la fuerza que quieren impregnar al tema crediticio (hablando de 20 o 30 años), se presenta una gran oportunidad. La última circular del banco central -que reglamentó la igualdad de la garantía fiduciaria a la hipotecaria- abre, sobre todo, una puerta gigante, tanto para los dueños de lotes en nuestros barrios, como para quienes opten por la casa más el lote. Ésta es, sin duda, una movida que el Gobierno debía hacer.

Todas las acciones anteriores que venía tomando y promoviendo incrementaban el mercado del usado, de proyectos ya terminados escriturados y, por ende, no lograban la reactivación que buscaban del sector, sino por el contrario, un aumento de los valores del usado. Era una reactivación muy pequeña, que no lograba aprovechar el potencial que existe, con el déficit actual de viviendas y la reactivación de un sector que es un motor elemental.

Los créditos para vivienda podrían ayudar a la reactivación que estamos esperando.

Los créditos para vivienda podrían ayudar a la reactivación que estamos esperando.

Lo que queda ahora es ver que tan ágiles logran ser los bancos para adaptarse comercialmente a esta realidad y empezar a actuar en consecuencia. Por ahora es solo una buena nota, está en ellos ejecutarla y llevarla a la práctica.

Hace tres meses que en Eidico venimos hablando con varias entidades: Nación, Ciudad, Provincia, Galicia, Francés, Macro, HSBC, y sabemos que están recibiendo un pedido especial y que tienen excedente de flujos para poder invertir en esas herramientas. Sabemos de sus ganas, y sabemos también que en general son instituciones pesadas y lentas por sus envergaduras. Sin embargo, tenemos mucha esperanza que entre el Gobierno, los bancos y los desarrolladores, encontraremos una solución definitiva que logre reactivar este sector. Las mesas están abiertas y en diálogos diarios.

Nuestras propuestas

Tenemos diseñados proyectos en cinco zonas diferentes: Villa Nueva, Pilar, Bella Vista, Canning y Escobar, con el objetivo de lanzar quinientas casas este año. Son un total de 1500 millones de pesos de inversión.

Una casa cuenta con no menos de quince empleados directos, una generación de 7500 puestos de trabajo y no menos de 1,5 millones de pesos de materiales. Unos 750 millones de pesos que reactivarían a varias industrias.

En los últimos doce meses hemos registrado 8000 interesados. Ocho mil personas que no tomaron una decisión final debido al largo plazo de espera para obtener su casa, o debido al alto monto de las cuotas. Con la aparición del crédito, se cambia el sistema a un valor cerrado, sin la necesidad del desarrollo al costo y buscando la misma solución. En este caso, podríamos hablar de anticipos de 25 mil dólares y cuotas de 900 dolares (en realidad en UVA) para obtener tu casa en 18 meses y pagarla en 20 años.

Oportunidades

La oportunidad que tiene el Gobierno de reactivar un sector tan importante con muy poco es muy grande. El paso que dio desde la reglamentación fue clave. A los bancos les surge la posibilidad de participar de un negocio de renta seguro financiando las viviendas. Y a nosotros se nos brinda una posibilidad inigualable de aportar toda nuestra trayectoria. Tenemos clientes cautivos esperando esta solución, tenemos proyectos diseñados desde lo urbanístico, tenemos proyectos desarrollados hace siete años y que están muy estudiados. Sin duda es allí donde estamos mirando para dar con la solución definitiva. 

Y la mayor oportunidad es para esas personas que está esperando con desesperación que alguien piense seriamente en su problemática. Necesitan propuestas accesibles. Soy padre de familia y les puedo asegurar que sé lo que se siente no poder asegurar el techo a los propios. Sólo logrando dar ese paso se puede pensar en el resto. Y estamos muy cerca de empezar a andar.